jueves, 29 de julio de 2010

Discurso de la Presidenta Cristina Fernandez

PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN, CRISTINA FERNÁNDEZ, AL ANUNCIAR AUMENTO DE JUBILACIONES, ASIGNACIÓN UNIVERSAL POR HIJO Y CONVOCATORIA AL CONSEJO DEL SALARIO

Muy buenos días a todos y a todas: hace un rato pensé, cuando vi tanta algarabía, que ingresaba a una cancha de fútbol. En realidad estamos ingresando a la cancha del pueblo, que en definitiva es también el lugar que nos contiene a todos. (Aplausos)
Como lo ha dicho la señorita locutora oficial, el marco de los anuncios se hace en lo que siempre he querido para mi país que es la institucionalización de las políticas de seguridad social, de inclusión social, para que no queden sujetas a los humores de un gobernante de turno, a las presuntas vocaciones que de repente de desatan en medio de campañas electorales y finalmente, como tanto se reclamó desde siempre en nuestro país, fijar políticas de Estado y darles mucha institucionalidad, certidumbre y sustentabilidad a las políticas que desarrolla el Estado.

Por eso en el marco de la ley de Movilidad Jubilatoria, la ley 26.417, una ley que ustedes recordarán discutimos a partir de un proyecto del Poder Ejecutivo enviado al Parlamento, se prevén dos aumentos por año para nuestros jubilados y pensionados. Recuerdo que en aquel momento discutimos mucho y votamos casi en soledad, como siempre, la fórmula por la cual se iba a dar ese ajuste. Creo que todos ustedes recordarán las críticas de la oposición en cuanto a que iban a ser ajustes mínimos, de apenas del 4 por ciento, 5 por ciento, que en realidad estábamos haciendo trampa.
La movilidad que vamos a aplicar, que es el segundo aumento que se produce este año, el primero tuvo lugar en el mes de marzo, y ahora se va a aplicar a partir del 1º de septiembre de acuerdo a la fórmula que establece la ley, o sea política de Estado, vuelvo a reiterar, es muy importante señalar esto, es un aumento del 16.90 por ciento para todos los jubilados. (Aplausos) Sumado al 8.21 que se dio a partir del mes de marzo, para el año 2010 el aumento de los jubilados y pensionados argentinos será de un 26,49 por ciento. (Aplausos)

Este resultado no es que un día la Presidenta se levantó y dijo: a ver cómo puedo hacer para que me vean más simpática o me voten más. No, yo nunca acostumbré a tener ese tipo de proyecto político, no van a encontrar en mi carrera legislativa proyectos que no pudieran realizarse o sustentarse. Esto es producto de una fórmula que tiene su anclaje en el crecimiento de la economía, porque permítanme decirles algo, si nosotros vemos la evolución que ha tenido este aumento, que comenzó a aplicarse a partir del 1º de marzo, nosotros habíamos dicho inclusive en dos veces de modo tal que pudiera ir midiendo la temperatura del crecimiento de la economía, porque no hay sustentabilidad en el pago ni de jubilaciones ni de salarios si no hay crecimiento económico.
Un empresario si no tiene rentabilidad, si no gana, llega un momento que no puede pagar sus sueldos. Lo mismo le pasa a un país, si esa economía no crece es imposible que se haga cargo, por más vocación solidaria y de justicia social que tenga, la economía tiene que tener sustentabilidad. Y ustedes observen cómo fueron evolucionando los aumentos y cómo acompañaron cuando la economía subía y cuando la economía decrecía; había correlación entre las cifras que daba la fórmula.

En marzo de 2009, que todavía veníamos con el arrastre del crecimiento del 2008, pese a que el último trimestre luego del Lehman Brothers habíamos caído, el índice del 11.69. Ya en septiembre con una economía a nivel mundial y obviamente también a nivel local que había decrecido, producto de lo que nos venía de afuera, el aumento fue del 7.34. Igualmente, en el peor año de la economía mundial, nuestros jubilados tuvieron el año pasado un aumento del 19.88 por ciento. (Aplausos)
En un mundo donde encendemos la televisión o tomamos un diario en las páginas internacionales, no los locales porque los locales no nos dicen las noticias internacionales para que creamos, en fin, que no pasa nada afuera, que está todo bien afuera y que está todo mal adentro, pero cuando uno ve un diario extranjero o simplemente va al extranjero advierte cuáles son las discusiones que hoy se dan en el mundo desarrollado: despidos, achique de salarios, aumento de la edad jubilatoria, modificación de los regímenes jubilatorios; en ese mundo del año pasado la República Argentina le dio a sus jubilados un aumento del 19.88 que, con este aumento del 26.49, totaliza en los primeros 4 aumentos de la ley de Movilidad Jubilatoria el 51,65 por ciento. (Aplausos) No quiero dar cifras redondas porque quiero ser exacta, por eso leo: 51,65 por ciento de marzo del 2009 a septiembre, cualquiera sea la medida que se tome para la inflación, la del INDEC, la de Clarín, la de los consultores esos que siempre andan por ahí que nadie sabe cómo miden ni de dónde miden pero bueno, lo sacan, está muy claro la mejora del poder adquisitivo, ni qué hablar si nos remontamos al año 2003.

Del año 2003, cuando el señor que está sentado ahí adelante asumió como presidente de la República, la mínima subió un 597,8 por ciento (Aplausos), 7 veces, casi el 600 por ciento; y la media, el haber medio de la jubilación el 294,50 por ciento, casi el 300 por ciento los haberes medios. Luego de años de lo que yo denomino la "era del hielo", aunque en realidad los animalitos de esas películas son mucho más simpáticos que los personajes de la era de hielo nuestra -sí la ardillita esa es una maravilla, incomparable-, de la era del hielo y de los descuentos, tampoco lo olvidemos, hubo una era de congelamientos y una de descuentos. Pero para explicar con profundidad la política de inclusión y seguridad social no basta hacerlo desde el aspecto meramente remunerativo, desde lo que se incrementó el salario, sino de la cantidad de gente que se incorporó desde el año 2003 a la fecha y que estaban afuera del sistema.
En el año 2005, cuando se decide el sistema de moratoria, solamente el 55 por ciento de los argentinos en edad de jubilarse estaba con protección de jubilación o de previsión, porque el sistema de las AFJP obviamente tomaba la crema del sistema, sumado a épocas y años de mucha desocupación, de mucha gente que quedó en la calle en edad de que no fuera tomada, solamente el 55 por ciento estaba cubierto. Hoy estamos en el 86,7, casi el 87 de los argentinos en edad de jubilación están dentro del sistema previsional argentino (Aplausos). Dos millones trescientas ochenta mil personas, casi dos millones cuatrocientos se han incorporado a este beneficio.
Y otros datos que también merecen tenerse en cuenta. Hay 1.130.000 hogares argentinos que cuentan con 2 jubilados o pensionados dentro de su casa. Esto significa el 41 por ciento de las jubilaciones, 2.260.000 jubilados, con lo cual obviamente ese haber se potencia, y es lógico además que cuando llegan a la edad por allí haya dos, él y ella, que tengan beneficio jubilatorio. Esto para dar una idea de la magnitud del impacto que tienen estas medidas.

Esto significa que -esto es importante que me había olvidado de decir- que el haber mínimo actual que es de 895 pesos con 20 centavos, pasa a ser 1.046, 50 y más el subsidio del PAMI 1.091,50 (Aplausos) casi 1.100 pesos de haber mínimo para todos los jubilados y pensionados de la República Argentina. (Aplausos)
Esto obviamente es como todas las cosas, aunque para algunos pareciera que no sé, se sientan y empollan dinero, el impacto anual del aumento es muy importante, son 14.258 millones de pesos por arriba de lo que ya se está pagando que va a demandar este aumento del 26.49 de la jubilación. Nosotros no lo vemos como un gasto, hablamos de inversión social. Para nosotros es inversión social. (Aplausos)
Otro marco de políticas de Estado que se fijaron en este Gobierno fue el pago de asignaciones familiares, también por parte de la ANSES. ¿Por qué? Porque hubo que modificar conductas que había donde mucha gente trabajaba tan solo por la asignación familiar o no se pagaban o se pagaba menos, y entonces se tomó la decisión de política de Estado que a los trabajadores en relación de dependencia, porque en definitiva la ANSES es la que administra los recursos de los trabajadores y los aportes patronales también, se les pagaría la asignación familiar desde la ANSES.

Hoy también vamos a anunciar un incremento del 22,22 por ciento que lleva la asignación familiar de 180 a 220 pesos (Aplausos). Aquí también es muy importante señalar lo que ha sido la evolución desde el año 1997 -escuchen- 1997 hasta el año 2003 la edad de hielo, la era de hielo también había alcanzado las asignaciones familiares que eran de 40 pesos, desde 1997 al 2003. De 2003 a la fecha, con este último aumento, las asignaciones han crecido en un 550 por ciento también. (Aplausos)
Esto beneficia -voy a decir el número exacto- a 3.778.822 niños y niñas, también a los hijos de los beneficiarios del seguro de desempleo, de las pensiones no contributivas. También en materia de discapacidad el aumento ha sido importante porque se pasa del valor actual de 720 para las categorías más bajas a 880 pesos por hijo discapacitado, que también es pagado por la ANSES. Esto demanda un gasto para la ANSES de 1.966,8 millones de pesos, este es el impacto anual de este aumento en las asignaciones familiares.
También obviamente hemos creado el año pasado la Asignación Universal por Hijo. Explicamos en aquel momento cómo queríamos equiparar a los hijos de los trabajadores con aquellos de los que todavía no tenían trabajo o que teniéndolo no llegaban al mínimo vital y móvil, y entonces de esta manera que esa asignación no compitiera y no fuera un plan de trabajo que fuera quedando retrasado con el tiempo y que terminara compitiendo con el mercado laboral, como muchas veces por ahí se quejaban desde el sector empresario, porque en realidad aquí quien cobra la Asignación Universal por Hijo y consigue trabajo o consigue salario mínimo vital y móvil, la sigue percibiendo igual, por lo tanto el aumento del 22,22 por ciento en el sistema que hemos adoptado y que es política de Estado, también se aplica a la Asignación Universal por Hijo que beneficia a 3.684.000 chicos, casi 3.700.000 chicos con un impacto presupuestario de 1.768 millones de pesos anuales.

La suma de todas estas inversiones de carácter social, juntamente con la armonización de las cajas a las cuales aporta la ANSES, también a Regímenes Militares, también al PAMI, los gastos propios de la ANSES, significan un 11,88 del PBI, de este PBI que tenemos ahora, y un 57 por ciento, escuchen bien la cifra porque esto toma importancia cuando uno escucha algunas cosas; todo esto significa el 57 por ciento del presupuesto total de gastos que aprueba y que aprobó el Parlamento de la Nación. Para que ustedes tengan una magnitud cercana, el 57 por ciento lo pone la ANSES con los trabajadores y los aportes patronales para jubilados, pensionados, niños menores de 18 años, niños discapacitados, niños con padres sin trabajo, armonización de regímenes. El resto del presupuesto es transferencias por leyes de coparticipación a las provincias, los gastos corrientes del Estado, toda la obra de infraestructura pública que se está haciendo en todo el país, los subsidios a los servicios y a las tarifas que permiten también que estos aumentos y que la economía siga siendo competitiva, pero además esto se logra sin aumentar la presión tributaria. Por lo tanto, y aquí quiero dirigirme específicamente al sector empresarial y comercial argentino, este es un aumento que no puede tener correlato en aumento de precios, (Aplausos) porque las negociaciones salariales están todas terminadas y estos aumentos son a cuenta pura y exclusiva de la ANSES, o sea de la administración estatal.

Por eso pido mucha responsabilidad y además porque la condiciones de la macroeconomía en cuanto a uso de la capacidad industrial, fundamentalmente en el sector alimentos y bebidas, estábamos en el mes de junio un poquito más abajo que en el mes de junio del año pasado que fue el peor mes de la economía con crecimiento negativo. Alimentos y bebidas está con un 68 por ciento de uso de capacidad instalada, con lo cual no hay presión. Al tiempo que las variables macro económicas, superávit comercial, superávit fiscal, número de reservas, tipo de cambio, se mantienen estables y en armonía con lo que nosotros denominamos la ecuación fiscal y económica, el que aumente los precios es porque quiere apoderarse de rentabilidad, así que no le eche la culpa al INDEC ni a la economía.
Y para eso creemos que en esto tenemos que ser responsables todos, empresarios, ciudadanos, cadenas de supermercadistas, también el minorista, porque como ustedes saben el supermercadismo solamente cubre un 30 por ciento de la demanda, el resto es demanda que está cubierta por el sector minorista. Así que en realidad que no le digan que hay un aumento porque aumentaron las asignaciones familiares, o porque aumentó la asignación familiar por hijo, o porque los jubilados van a ganar más, porque eso no les costó absolutamente nada, eso lo hicieron los recursos de los trabajadores. (Aplausos)

Y también debemos decir que esto es posible hacerlo porque tomamos una decisión estructural cuando decidimos recuperar para el Estado la administración de los recursos de los trabajadores. Esto hubiera sido imposible, no había número, cálculo ni recurso que hubiera alcanzado para hacer frente a estas erogaciones y también para hacer frente a la creación de la Asignación Universal por Hijo.
Digo esto porque comentaba anoche en otro ámbito totalmente diferente, como es el de la Bolsa, que nosotros necesitamos que quienes propongan cosas digan también cómo se hacen y que tengamos sustentabilidad en la economía, porque la insustentabilidad en la economía termina finalmente dándoles poca sustentabilidad a los sistemas políticos y democráticos. Y terminan siendo los partidos políticos los responsables de las crisis, cuando en realidad lo que ha sucedido en el país ha sido una distorsión que muchas veces se extiende a ciertos sectores de la dirigencia política, en la cual se cree que es posible convocar o seducir a partir de prometer cosas que son irrealizables. Yo les puedo asegurar que estoy absolutamente convencida de que la Argentina ha cambiado y que lo ha hecho para bien porque ha vivido experiencias terribles, de gente que le decía que el uno a uno iba a seguir, que todo iba a estar maravilloso, y pasó lo que pasó.

Por eso cuando hemos hecho estas propuestas a los argentinos, las hemos hecho desde la absoluta racionalidad pero también desde la decisión política de saber que estamos fortaleciendo el mercado interno. Este aumento de hoy en materia de asignaciones por hijo, de asignación universal, de discapacitados, de jubilados y pensionados, representa 1,35 del PBI. Esto ayuda a sostener la demanda agregada como hemos venido haciendo y garantiza a los actores económicos y sociales un horizonte de actividad económica y de consumo, que es lo que empresarios y comerciantes necesitan para invertir y producir, que es lo que les pedimos, que inviertan y que produzcan. Nosotros estamos poniendo las políticas activas para que ellos puedan hacerlo en un marco macroeconómico sustentable.
También quería anunciar la convocatoria al Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil, como lo venimos haciendo todos los años, el señor Ministro de Trabajo convocará en el día de la fecha a las entidades sindicales y patronales, en este ejercicio que también tiene que ver con nuestra política de Estado, porque en realidad la gran política de Estado es la del trabajo, la del trabajo registrado que permite que los argentinos todos puedan acceder a un trabajo digno que les dé sustento.

Y en este sentido también quiero pedir mucha responsabilidad a todos los dirigentes empresariales y también a los compañeros de la Confederación General del Trabajo, de la CTA, los dirigentes sindicales, porque ellos representan a quienes ya tienen el derecho del trabajo asegurado. Los dirigentes sindicales representan a los trabajadores registrados, a los que están en blanco, a los que cobran las asignaciones familiares, a los que si los echan les tienen que pagar despido, a los que les tienen que reconocer a la mujer si queda embarazada el tiempo del embarazo y pagarle. ¿Por qué digo esto? Acá permítanme hacer una suerte de digresión ideológica si se quiere o partidaria, como mejor les guste. El lunes 26 de julio recordábamos a Eva con esa frase maravillosa de que donde hay una necesidad hay un derecho, que absolutamente compartimos y la contextualizamos en una Argentina en la cual cuando llegó el peronismo no existían los derechos sociales, existían en algunas leyes que no eran cumplidas absolutamente por nadie. (Aplausos) Y el peronismo permitió que millones de argentinos se incorporaran a una vida digna. Por eso a Eva hay que entenderla contextualizada en esta Argentina donde venía por la reivindicación, por la reparación.
Pero la verdad que hoy estamos en una Argentina en la que si bien todavía faltan cosas ya hay muchos que tienen derechos. Yo quiero agregar a esta ecuación histórica de donde hay una necesidad nace un derecho, o sea que necesidad es igual a derecho, que cuando conseguimos los derechos también nace una responsabilidad, sería éste el tercer término de la ecuación. Para pensar en serio en todos aquellos a los que todavía les falta el derecho y en los que ya lo tienen, tienen que garantizar que estas variables macroeconómicas y este modelo que ha funcionado de esta manera puedan seguir haciéndolo para continuar incorporando a los que todavía no están, a los que todavía no se pueden representar. A mí me encantaría una Argentina, y sueño con esa Argentina, donde todos estén sindicalizados, en donde quieran, no me voy a definir por nadie, a ver si todavía entramos en cuestiones de encuadramiento y se arma un lío bárbaro, en donde quieran, pero significaría que todos tienen trabajo registrado, que todos están en blanco, en una economía en blanco.



Por eso convoco a esa responsabilidad para los que ya también han conseguido muchos derechos y seguramente querrán conservarlos y aumentarlos, pero siempre con la mirada puesta en los que todavía no tienen y que entonces este modelo pueda seguir sustentándose. Es una Argentina que a mí me gusta mucho, hablar de una Argentina de derechos y de responsabilidades, creo que también eso hace a una sociedad madura, democrática, responsable para con el prójimo por sobre todas las cosas.

Las cifras son muy importantes, yo les decía el 57 por ciento precisamente del presupuesto nacional, el impacto anual del total desde la Asignación Universal por Hijo es de 9.726 millones, casi 10 mil millones. 10.816 millones en materia de Asignaciones Familiares por Ley 24.174 y 110.788 millones únicamente para jubilados y pensionados. Aparte están todos los sistemas de armonización, transferencias de cajas, sistemas del PAMI, transferencias al PAMI.
Porque además bueno es recordar que esos millones que se incorporaron no se incorporaron únicamente a la remuneración, se incorporaron a una obra social de las características del PAMI, que significa también una cobertura sobre todo en la edad que más se necesita. Entonces no se puede medir con los criterios monetaristas que siempre se miden los ingresos únicamente por el sector remunerativo, cuando en realidad hay que medir los ingresos para ver cuándo la gente sale de la pobreza por todo lo que recibe y que no es índice remunerativo pero es mejoramiento de la calidad de vida vía vivienda, colegio, etcétera.

Me olvidaba, en la otra parte que queda del presupuesto, desde aquí la veo a la dirigente de CTERA, está todo el dinero que por ejemplo transferimos a las provincias para que se pueda pagar el piso salarial mínimo docente, para que los docentes tengan dignidad en todas partes. (Aplausos)
Está también en la otra parte del presupuesto el 6 por ciento del gasto de PBI, está también el mejoramiento de los salarios del CONICET, de las universidades, las obras en las universidades. Esto para que tengan la magnitud del impacto en materia de seguridad social en la República Argentina, que nos hace ser hoy el país con mayor piso de seguridad social de toda América latina. Y yo me atrevería decir, mirando algunas cosas que pasan en otros lados, un poquito más arriba, que también estamos hoy casi pudiendo decir que en todo el continente tenemos un sistema de seguridad que no tienen en otras partes de nuestro continente. (Aplausos)

Además en estos números es necesario tener mucha consistencia. Ayer cuando estábamos en la Bolsa hablábamos del encaje, me pedían que redujéramos el encaje del 30 por ciento para los capitales y yo les decía que al mismo tiempo todos los días en los diarios leíamos la cantidad de capitales que se iban del país, la verdad que era inconsistente o casi psicópata, decir por un lado que traigamos capitales, que levantemos el anclaje y por otro estar anunciando todos los meses miles de millones que se van en fuga de capitales. Que también hay que replantearse el concepto de fuga de capitales. Yo digo cuando una empresa por ejemplo, y la quiero nombrar porque es una empresa muy importante brasilera, Camargo Correa, compra empresas como Alpargatas, como Loma Negra, ¿lo mirarán desde San Pablo como fuga de capitales o como inversión de esa empresa que acrecienta el patrimonio de la sociedad? Son buenas preguntas para hacerse.
Como también son buenas preguntas para hacerse cómo se puede mejorar esta propuesta de seguridad social reduciendo ingresos o impuestos como escuchamos a menudo, como veíamos ayer, como estamos acostumbrados. Ministro, usted fue al Congreso, hay más de 60 proyectos donde se elimina el impuesto al cheque, donde se elimina el 15 por ciento que ingresa para los jubilados, donde se bajan las retenciones, y por otro lado se aumenta la coparticipación de las provincias, es una cosa que en realidad tiene muy poca consistencia.

Yo realmente como Presidenta de todos los argentinos invito a todos los dirigentes, sociales, políticos, empresariales, a que le demos sustentabilidad, credibilidad y certidumbre a la Argentina, y seriedad por sobre todas las cosas. No se puede pasar de pedir enfriamiento de la economía a rifar dinero por otro lado, no se puede pasar de descontar sueldos a jubilados y pensionados a tornarse en abanderado de los derechos de los humildes, sobre todo cuando hay tan poco tiempo entre una cosa y la otra. (Aplausos) Tan poco tiempo. Yo creo que toda la gente tiene derecho a cambiar de idea, darse cuenta que hizo las cosas mal y querer hacerlas bien, pero eso de querer hacer una cosa cuando se es gobierno y otra cuando se es oposición tampoco me termina de cerrar. En todo caso si tienen tanta sustentabilidad sus propuestas esperen a ser gobierno así todos gozamos de esos maravillosos principios. (Aplausos)
Tal vez no debería decir esas cosas, porque mañana van a salir todos "dijo tal cosa, atacó a la oposición", no las debería decir, pero la verdad que da un poco entre dolor, sorpresa, por momentos fastidio, no sé si será la palabra apropiada pero sí, a veces me fastidio. Ya no me enojo más, me fastidio, voy en trance, antes me enojaba mucho, ahora me fastidio un poco, más light, como tanto gusta en lo políticamente correcto. (Aplausos) No, para eso estás vos Hebe, enojate vos que te enojás mejor que nadie. Vos te enojás, mi querida Hebe, mucho más, mucho mejor y con mucho más derecho a enojarte que cualquiera de los que andan enojados por ahí. (Aplausos)

Pero bueno, salvo este breve diálogo entre la titular de Madres y la que suscribe, realmente mucho esfuerzo, mucho trabajo, mucho querer mostrar al país con seriedad. Miren lo que nos pasó con las reservas, lo decía ayer, lo charlábamos con el titular de la Bolsa, el impacto negativo que había tenido en todos los mercados del mundo lo que nos había pasado en enero cuando se nos atrincheraron en el Banco Central y decían que no íbamos a poder. Hoy estamos con record de reservas luego de haber pagado 2.700 millones de dólares a los organismos multilaterales, a los tenedores de títulos. Teníamos razón en lo que proponíamos, no tuvimos que acceder al mercado de capitales. Fíjense que el otro día una provincia accedió al mercado de capitales y aún con garantía de regalías petroleras -que es como que te paguen cash- tuvo que pagar 9.65 la tasa de interés.
Entonces en lo que nosotros proponíamos, no hace 20 años, en enero, teníamos razón y vemos ahora el resultado. Y en esto de la movilidad jubilatoria que lo propusimos en el Parlamento y que también lo tuvimos que votar en soledad, teníamos razón, los índices iban a acompañar porque los elementos de la fórmula tienen que ver con el crecimiento de la economía, con el número de los trabajadores, con los aportes patronales que le dan sustentabilidad. Si no miren esta evolución, cómo decayó cuando decayó la economía y cómo sube ahora cuando tenemos en el primer semestre un 8.6 de crecimiento de la actividad económica. Hay correlación, la correlación virtuosa que tiene que haber entre el crecimiento de la economía y el poder darle mejor calidad de vida a la sociedad. Allí sí tiene que intervenir el Estado, porque también puede haber crecimiento económico y si no interviene el Estado solamente será apropiada por pocos la renta. Por eso también en materia de seguridad social estamos haciendo una fuerte política de carácter redistributivo y además de carácter institucional.

Y así podría seguir contando más cosas en que tampoco nos acompañaron. Esto se pudo hacer por la toma de los recursos de la administración de la AFJP, tampoco nos acompañaron allí.
Y ayer me acordaba hasta del impuesto tecnológico, tanto lío que se armó por el tema de Tierra del Fuego, parecía que nunca más nadie iba a comprar un celular o una netbook, no dan abasto vendiendo netbooks y vamos por los 50 millones de celulares. El año pasado fatigaron radios y televisión hablando del impuesto tecnológico.
Entonces digo: si las cosas se van dando como nosotros decíamos, no quiero que me den el premio Nobel y digan qué inteligente, cómo acertó, no; simplemente que empujemos para el mismo lado porque si con toda esta oposición logramos estas cosas, fíjense lo que seríamos capaces de hacer si tiramos todos para el mismo lado. (Aplausos)

Tiremos todos para el mismo lado y cuando hay elecciones, cada cuatro años, la gente decide qué rumbo tomar de acuerdo a lo que cada uno ha hecho o no ha hecho, a su gusto y preferencia, para eso vivimos en una sociedad democrática, plural y diversa. Y cada vez más diversa, cada vez más plural, cada vez más igualitaria. (Aplausos)
A Kirchner le encantaba que no mencionasen como el que nos vino a rescatar del infierno, es cierto, nos vino a rescatar del infierno, estábamos todos en el quinto subsuelo, yo quiero que me recuerden como que dimos mucha igualdad, mucha reparación, mucha justicia a los que durante tanto tiempo la habían requerido. Muchas gracias. (Aplausos)